Saturday, August 08, 2009

Un consejo "de gratis"

Me permito una reflexion del Guionista Hastiado :
La mayoría de los profesionales del mundo del audiovisual trabajan mucho, trabajan duro, cobran medio mal, sacan a esta industria adelante a pesar de todas las dificultades, y beben o follan o se drogan con la misma intensidad que en cualquier otro oficio: es decir, variopinta; cada uno a su ritmo y manera.
A los más jóvenes que empiezan le diré, desde mi más personal y prescindible opinión, que no cometan el error de aspirar a convertirse en directores, guionistas, actores, sonidistas, scripts, atrezzistas, productores o actores para divertirse y ganar mucho dinero y fornicar más y mejor. En primer lugar, porque eso lo van a conseguir -o no- en cualquier otro sector exactamente de la misma manera que en éste (con suerte, follarán lo normal). Den la impresión que den las revistas, muy poca gente del cine se hace millonaria -muchos menos que en el sector empresarial, por ejemplo- y sólo unos cuantos listos consiguen tirarse a la Pataky. Así que es mejor afrontar las cosas con los pies en el suelo.
En segundo lugar, porque si no trabajan en esto porque les apasiona, no van a aguantar ni el ritmo de trabajo, ni las penurias económicas, ni las renuncias personales. Si no lo desean de verdad, búsquense otros oficios más rentables, pacíficos y asumibles.
Y, en tercer lugar, porque si se dejan llevar por esa impresión, si se lanzan a lo loco desde el principio a la jarana, la coca y la gaupasa y no miden y se enzarzan, seguramente se acabarán comiendo los mocos, porque cometerán errores, y acabarán dejándoles de llamar para trabajar, y antes o después pasarán a formar parte de esos viejunos prematuros que odian a Sánchez Arévalo cuando recoge un Goya, y musitan entre dientes "yo soy mejor que él, sólo que no quise entrar en ese juego".
Puede haber algún que otro afortunado talentoso, desaprensivo trepa o niño de papá que consiga triunfar sin esfuerzo, pero son excepciones y nadie les puede tener como referente de nada. Lo único que te puede asegurar una cierta continuidad como currante es convertirte en un buen profesional. Y un buen profesional no es alguien con un talento inusitado e innato para cumplir con su oficio, sino alguien que lo ejerce con seriedad, con intención, sabiendo cuáles son los momentos para concentrarse y cuáles para distenderse. En fin, alguien que TRABAJA.
Sé que en estos tiempos de éxitos fáciles en Grandes Hermanos y OTeses no queda bien lo de sugerir que hay que arremangarse y sudar y esforzarse, pero ésa es la única vía que me parece que funciona razonablemente bien. Las otras posibles (el mercadeo, el chupapollismo, el interesismo), dependen de los dioses de la fortuna, y además, a la larga, no compensan.
No cometan el error; si un día tienen la oportunidad de trabajar en aquello que les apasiona, no confíen únicamente en su talento, aunque lo tengan, no se abandonen a los placeres, aunque parezca que "ya han metido un pie"; TRABAJEN, suden, cumplan. Siempre se puede sacar tiempo luego para fiestas y regodeos y egocentrismos, si eso es lo que realmente persiguen.

1 Comments:

Blogger Patricia Ramírez said...

Buenisimo!
Y el que se lleva de consejo, muere de viejo.

6:42 AM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home

Locations of visitors to this page